Skip to main content
SHARE

Sonia Z y Sonya B están cambiando vidas para sus empleados

LCH Medical Team administers COVID-19 test to agricultural worker

Sonia Z, de las empresas Manfredi Cold Storage/International Repack, y Sonya B, de la granja First Generation Farms, tienen mucho más en común que sus nombres. Ambas son líderes en sus respectivos lugares de empleo y ellas se esfuerzan por hacer un impacto positivo en las vidas de las personas con las que trabajan.

Sonia Z comenzó a trabajar en Manfredi Cold Storage/International Repack en el año 2000, el mismo año que llegó a los Estados Unidos desde Jalisco, México. ¡Veinte años después, Sonia trabaja en la misma instalación donde ahora, como Asistente de Gerente, ella supervisa a los supervisores de varios equipos, administra el programa de empleo, organiza eventos de la empresa y mucho más!

Group photo of LCH medical staff at Manfredi Cold Storage

Empleados médicos con Sonia Z. antes de un chequeo médico en Manfredi in 2019.

Sonia se describe como alguien que se dedica a cuidar del bienestar de otras personas tanto en su vida profesional como personal. Fuera del trabajo, por ejemplo, pasa gran parte de su tiempo haciendo visitas al hogar de personas enfermas, así como a los niños que tienen el síndrome de Down. Disfruta de las conversaciones, traerles cosas y sencillamente pasar el tiempo con ellos. En el trabajo, Sonia ha tomado un interés por la salud y el bienestar de sus empleados.   A principios del 2019, durante una conversación con el Coordinador de Desarrollo de Fuerza Laboral de LCH sobre oportunidades de empleo, Sonia se enteró del programa del Chequeos de Bienestar de LCH e inmediatamente habló con sus supervisores al respecto. ¡Poco después, los equipos médicos de LCH llegaron a Manfredi y chequearon alrededor de 80 empleados en dos sesiones! Una vez que LCH comenzó a ofrecer pruebas de COVID-19 a través de su programa ambulatorio, Sonia se apresuró para aprovecharse del programa también.

Cuando reflexiona sobre organizar los chequeos de bienestar y pruebas COVID-19 en Manfredi/IR, Sonia dice que, “Es muy importante para la empresa que consideremos a nuestros empleados, y que aprovechemos de los beneficios que LCH puede ofrecer… Usted sabe lo caro que puede ser la atención medica en los Estados Unidos, por lo tanto, mucha gente no va a citas médicas porque tienen miedo de tener que pagar mucho dinero … ¡Nuestros empleados están muy contentos y siempre están preguntando cuándo vamos a organizar el próximo chequeo de bienestar!”

LCH Medical Team administers COVID-19 test to agricultural worker

Pruebas de COVID-19 con los empleados médicos de LCH en Manfredi.

Sonya B es primera generación americana, nacida en el Condado de Chester del Sur de padres inmigrantes mexicanos. Su familia fundó y opera First Generation Farms, y ella ha estado envuelta en la industria de los hongos desde que tiene memoria. Después de estudiar administración de ventas de mercancía y liderazgo institucional, Sonya regresó a la empresa familiar como Directora de Operaciones. En los últimos dos o tres años ha desarrollado un fuerte aprecio por el gran esfuerzo que va en la producción de hongos empezando con el primer día hasta el día cincuenta y cinco del ciclo. Sonya sinceramente valora las relaciones que ella tiene con varios de los empleados de First Generation Farms, así como una apreciación por el enorme trabajo necesario para tener éxito en la industria de los hongos. “Cualquier trabajo en la industria de la cosecha es laborioso; definitivamente debe ser apreciado, y los trabajadores deben ser atendidos.

Photo of Sonya B. in a mask in front of mushroom house

Sonya B. frente a una casa de hongos en First Generation Farms.

Con esta apreciación y cuidado en mente, Sonya se preocupó mucho por los empleados de la granja de su familia cuando el brote COVID-19 comenzó a extenderse hacia el sureste de Pensilvania. Dado que First Generation Farms es una pequeña operación familiar, estaban dispuestas a explorar cualquier manera posible de mantener a sus empleados sanos y sintiéndose seguros. Como miembro del Instituto Estadounidense de Hongos, Sonya se dio cuenta inmediatamente del programa Ambulatorio de Pruebas de COVID-19 que ofrece LCH. Ella dice que ni siquiera consulto a su padre, fundador y dueño de First Generation Farms, antes de ponerse en contacto acerca del programa. “Quería hacerlo, y dije que sí, y literalmente esa tarde se comunicó Amanda (Gerente de Participación Comunitaria de LCH) conmigo.” Sonya y su familia estaban conscientes de que muchos trabajadores agrícolas de la región tienden a privarse de citas médicas de rutina hasta que estas sean necesarias, por lo tanto, querían ser proactivos y ofrecer pruebas COVID-19 a los interesados. “Quiero que sepan que me importan y que pueden contar con los recursos que ofrece LCH”.

Tanto Sonia Z como Sonya B se han convertido en miembros de LCH desde que trabajaron con nuestros programas de bienestar y pruebas de COVID-19 y esperan con anticipación nuevas oportunidades para proporcionarle a sus increíbles empleados atención médica.

Aprende más sobre las pruebas de COVID-19 con LCH en la comunidad.